• Siga con nosotros
  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram
  • Twitter

Patinado

Las esculturas casi nunca mantienen el color propio del bronce, la superficie natural del metal. Normalmente se recurre a lo que suele llamarse “patinado”, que no es una coloreado o tinte de la superficie, sino que es el resultado de una reacción química controlada. Con el patinado, como puede verse en estos ejemplos, es posible obtener diferentes resultados.

“Violata Pax” de Nall es un magnífico ejemplo de las diferentes tonalidades de patinado que pueden obtenerse en una sola obra, actuando en cada una de sus partes con ácidos que dan resultados completamente diferentes: desde el blanco de las plumas hasta el rojo de la sangre pasando por el lucidado de espejo del pico y del ojo.

La virtud fantástica